lunes, 5 de diciembre de 2016

Emociologías


 En ciencias sociales, una ideología se define como [wiki: Ideplogía]:
 “Un conjunto normativo de emociones, ideas y creencias colectivas que son compatibles entre sí y están especialmente referidas a la conducta social humana. Las ideologías describen y postulan modos de actuar sobre la realidad colectiva, ya sea sobre el sistema general de la sociedad o en uno o varios de sus sistemas específicos, como son el económico, social, científico-tecnológico, político, cultural, moral, religioso, medio ambiental u otros relacionados al bien común.
Las ideologías suelen constar de dos componentes: una representación del sistema y un programa de acción.



Fuera del ámbito de la ideología, nos falta un término similar de acción política que permita caracterizar lo que tienen en común, por ejemplo, Podemos y los nacionalismos, a los que no considero ideologías. (1) 
Son lo que podríamos denominar emociologías. Así que inventaré la nueva palabra.

Emo: dim. de emociología.
Emociología: estructura compleja de distorsiones cognitivas orientada a la movilización social y política mediante la manipulación emocional, promoviendo el enfrentamiento de la ciudadanía en grupos basados en algún elemento diferenciador.
Se distinguen de las ideologías en que no llevan asociada una representación global del sistema ni un programa de acción de gobierno. Y así como las ideologías tienen como eje central el componente racional, las emos basan su funcionamiento en la faceta emocional, quedando las creencias, las ideas e incluso la realidad (posverdad) relegadas a un papel menor.

Es habitual que las ideologías se vean acompañadas de una emociología.



Aprovechando la clasificación de las esferas de la moral de Steven Pinker:
  - autonomía: intereses y derechos del individuo (valoramos la seguridad, la justicia...),
  - comunidad: costumbres del grupo social (valoramos el respeto, el cumplimiento de las obligaciones, la autoridad...),
  - divinidad: sentido de algo superior (valoramos la pureza y la santidad frente a la contaminación y la corrupción),
   
podemos considerar que estos tres tipos de motivadores fuertes permiten clasificar también las emociologías según su faceta predominante: (2)
 - autonomía (populismos, proteccionismos, liberalismos…),
 - grupales (nacionalismos, racismos, elitismo…),
 - religiosas (islamismo…).

Así, el populismo/nacionalismo/islamismo fomenta una división social entre un supuesto pueblo llano/vasco/musulmán inocente y sano que sufre a una casta/españoles/impíos que se aprovecha de él, lo pervierte y lo desprecia.

El esquema es el mismo. Básicamente el cuento más habitual: los buenos, los malos, un final feliz y un mal al que vencer para conseguirlo. Es decir, el esquema más básico y solvente para emocionar. Como en cualquier película de héroes, primero se acumulan agravios y luego se sueltan las emociones contra el supuesto agresor. Y los políticos que lo lideren conseguirán un grupo social que le apoye de forma compacta.




Obviamente, este esquema de manipulación siempre ha existido. En grupos pequeños o como apoyo de las ideologías. ¿Qué es lo que ha cambiado?: la tecnología de las comunicaciones.
Actualmente, la incorporación de los medios de comunicación a nuestra vida diaria es tan intensa que la manipulación emocional puede reforzarse constantemente. Lo que antes se divulgaba centralmente a través de emisiones puntuales de los medios clásicos, se multiplica ahora exponencialmente y de forma multipolar y en tiempo real a través de internet, en cada comentario y meme de las redes sociales que vibra en el bolsillo de todo ciudadano. Ya no se precisa de una creencia sólida, como las religiones, ni de un modelo racional, como las ideologías. Bastan cuatro palabras bien trabadas sobre una sintaxis sentimental.

Nuestro populista no sabe nada de comunismo, a nuestro nacionalista no le interesa la historia ni cree en las razas y nuestros islamistas son capaces de inmolarse tras sólo unas semanas de captación por internet. Detrás no hay más que motivación emocional y distorsiones, tal como las describe la psicología cognitiva [wiki: Distorsión cognitiva].




Este concepto de emociología ha venido orientando los escritos de este blog desde su inicio: al valorar la influencia de los medios de comunicación (3), al describir el nacionalismo y el populismo (4), al advertir de las consecuencias de favorecer los aparentemente inocuos planteamientos emociológicos (5), al desmontar los aduladores cantos de sirena plebiscitarios que tanto gustan a los líderes de las emos (6) o al proponer respuestas eficaces que eviten tanto las concesiones, que las estimulan, como la agresividad reactiva, que realimenta su fantasía; la respuesta más eficaz contra la presión emocional es la asertividad: que su presión no provoque la reacción buscada ni le reporte beneficios. (7)



El concepto de emociología es necesario para aclarar algunas confusiones respecto a la acción política y la opinión pública:

 
-    no hay un problema de corrupción o de falta de ética en política (hay casos de ello no más frecuentes ni graves que en otras épocas y lugares), sino una exageración autodestructiva en su rechazo (distorsión de pulcritud) (8);

 
-    no hay un problema de representatividad democrática, sino una exageración de la función de la ciudadanía (6);

 
-    no hay un problema de identidad vasca o catalana, sino una distorsión reafirmada por la inadecuada reacción frente al nacionalismo (4);


 -   no es fácil entender las coincidencias entre nacionalismo y populismo cuando las ideologías etnicistas son localistas y elitistas y las socialistas universales e igualitarias. Y es que el hecho de que unas ideologías sean racionalmente antagónicas no implica que las emos que las acompañan no puedan ser complementarias siempre que elijan como objetivo un enemigo compartido. Más aun cuando, como en el caso español, las emociologías pasan a volas solas, prescindiendo de la ideología originaria.

Quien no diagnostica eficazmente la realidad no propone acciones prácticas. Y a día de hoy no se hace.




Enlaces del blog relacionados:
(1)    "Religión, ideología y populismo, el enfoque clínico"
(2)    "Los enemigos emocionales de la democracia"   
(3)    "Pedro J.: Guerra de distorsiones"
        "La mediocracia"
(4)    "Nuestros nacionalismos ¿algo más que publicidad?"
        "La fantasía de la izquierda, un cuento de buenos y malos"
(5)    "Conductores al abismo" 

        "La aventura electoral de Artur Mas. Resumen."
        "Las aventuras de Sánchez y Mas, parecidos y diferencias"
(6)    "Populismo, democracia directa y destrucción de la democracia"
(7)    "Como acabar con el nacionalismo antidemocrático"   

        "Firmeza frente al nacionalismo y mano tendida a los nacionalistas"
        "Populismo, modos de empleo"

        "El PSC, motor de la deriva populista del PSOE" 
         "Unió ¿es posible un nacionalismo alegre y de gobierno?"
(8)    " La corrupción está de moda"


/***/

Emotiologies


(under construction)


 In social studies, a political ideology is [wiki]:
 “A certain ethical set of ideals, principles, doctrines, myths, or symbols of a social movement, institution, class, or large group that explains how society should work, and offers some political and cultural blueprint for a certain social order. Political ideologies are concerned with many different aspects of a society, including (for example): the economy, education, health care, labor law, criminal law, the justice system, the provision of social security and social welfare, trade, the environment, minors, immigration, race, use of the military, patriotism, and established religion.
Political ideologies have two dimensions:
    Goals: how society should work
    Methods: the most appropriate ways to achieve the ideal arrangement



I lack a similar word to characterize what have in common, for example, current European populisms and nationalisms, which I do not consider ideologies anymore.
So I've invented a word: emotiology.


Emo: abbrev. of emotiology.
Emotiology: Complex structure of cognitive distortions oriented to the social and political mobilization through the emotional manipulation, promoting the confrontation of the citizenship in groups based on some differentiating element.
It differs from ideologies since there is no associated global representation of the system or a program of government action. As ideologies have a central axis in the rational component, the emos base their functioning on the emotional facet, leaving beliefs, ideas and even reality (post-truth) relegated to a minor role..
It is usual for ideologies to be accompanied by an emociology.

viernes, 2 de diciembre de 2016

Diario Diciembre


(5 Dic 2016) Nueva entrada, inventando una palabra: Emociología

Desmontando a: 
  populistas
  nacionalistas
  liberalistas
  proteccionistas
  ... 

Da igual el color, utiliza:      Emociologías

Y pendiente de corrección su versión inglesa: Emotiology




(5 Dic 2016) Cae Renzi y es rechazada su mejora del sistema italiano 

Una pena, la democracia no suele ser entendida por la gente.  Y una democracia, aparte de sonar bonita, debe funcionar.


Y esta vez, por interés partidista, imagino, no ha sido apoyada por ningún otro partido.
O lo que es lo mismo en la práctica, Renzi no ha sido capaz de ganarse apoyos. Quizá debió ofrecer la limitación de mandatos o su renuncia a cambio.

 Enlace relacionado: "Limitación de mandatos"

Tres penas en una:
 - La ciudadanía no entiende la democracia y se deja guiar por emociones
 - La clase política en general no colabora, lo contrario
 - Renzi no supo ganarse apoyos, ¿que ofreció?
¿Cómo es posible que nadie lo hiciese bien?
   

 (4 Dic 2016) Pendiente de revisión...
Pendiente de revisión para publicar una nueva entrada, que liga explícitamente al populismo, nacionalismo...

 (2 Dic 2016) Consulta italiana - Voto a favor

Leo por aquí que la reforma que se votará este domingo en Italia pretende facilitar la gobernabilidad de Italia, suprimiendo prácticamente la segunda cámara del Parlamento, el Senado. Se reducirá de 315 a 100 escaños y sus funciones serán sólo honoríficas. Los senadores ya no podrían votar sobre todas las leyes ni tampoco serían elegidos directamente por la población. Ya no será necesario que todas las leyes pasen por las dos cámaras, lo que con frecuencia provoca bloqueos políticos, y dará --según los defensores de la iniciativa-- más estabilidad a los gobiernos.
El Senado ya no le podrá retirar su confianza al gobierno. Italia se libraría así de los continuos cambios de gobierno que tuvo que afrontar en el pasado. el Gobierno podría imponer más rápidamente su agenda y medidas, porque los senadores ya no podrían decidir sobre todas las leyes, sino sólo sobre las relacionadas con la Constitución y la Unión Europea. El objetivo es evitar así bloqueos parlamentarios.
Los críticos alegan sin embargo  que el gobierno acumula demasiado poder, sobre todo en combinación con la nueva ley electoral (Italicum), que prevé un bonus o una especie de premio para el vencedor que se haga con la mayoría de votos. Otorga al partido ganador automáticamente una mayoría suficiente para gobernar (340 de 630 escaños del Parlamento).




Leído lo cual creo que estoy a favor de la reforma. Es importante que las democracias no solo tengan buenos principios, además deben poder funcionar.
Un enlace sobre una valoración similar aplicada al caso español.

 


 (2 Dic 2016) España endereza rumbo

Susana se va haciendo con el PSOE. Poniendo fin a la guerra de liderazgo que ha descentrado al partido desde... desde la etapa de Felipe González.El apoyo es claro en las zonas afines y en las comunidades opuestas como Cataluña o Madrid van difuminando su oposición.

Esto está centrando al PSOE, que ya claramente va renunciando a los excesos de demagogia. Se acaba el acercamiento a los populismos de izquierdas y nacionalista, a hablar como máquinas de repetición de eslóganes, a excitar pasiones anti-PP en vez de propuestas constructivas.

Se resuelve lo que desde hace ya años vengo exponiendo como necesario, que el PSOE se recupere de sus problemas de liderazgo y discurso. Las dos grandes vías de agua que hundían su nave y por las que penetraba el populismo en el sistema.


Las consecuencias para España se empiezan a intuir. 

Hay un principio de acuerdo en educación, el PP retirará las reválidas y el PSOE aceptará a negociar una ley.  ¡¡una ley de educación aceptada por ambos al fin!!
¡¡ sacar al fin la educación del terreno de la competición política !!!

Un acuerdo en el techo de gasto de las CC.AA. El PSOE logra un incremento, el PP logra un acuerdo viable.

Conversaciones sobre como enfocar el problema del populismo nacionalista, la Declaración de Granada, interpretada con buena voluntad, sin populismos pendencieros, parece ser un punto de partida aceptable para ambos.

Y así seguiría la lista de sanos indicios con el SMI... 
Habrá quien apostase por un rumbo algo más a la izquierda, otros algo más a la derecha, pero ningún barco se hunde por cuestiones menores.
Hari Seldon mira tranquilo desde su sillón, mientras se va cumpliendo lo esperado, cantando a los Beach Boys: Good, good, good, good vibrations...
Enlace relacionado: "Lo que va a ocurrir" 

 Los partidos emergentes empezarán a no tener sentido ni hueco para enraizar
 Enlace relacionado: "El origen de los emergentes"
 una vez el PSOE deje de mantener un discurso disociado de sus actos

domingo, 27 de noviembre de 2016

Los errores de los constitucionalistas


El viernes pasado asistí a un debate en el Círculo de Bellas Artes de Madrid bajo el título de El nacionalismo y el populismo.

Moderado por el periodista Vicente Ferrer, se presentaron argumentos contra el nacionalismo desde el mundo de la cultura (Arcadi y Boadella), los partidos (Ibarra, Pagazaurtundua, Semper y Maneiro), los medios de comunicación (Juan Fernández-Miranda, de ABC) y el movimiento cívico Libres e Iguales (Cayetana Álvarez de Toledo).

Antes que nada me gustaría agradecer a su organizadora, Carolina Punset, el evento y el buen objetivo con que se convocó: ofrecer un ámbito de colaboración frente al nacionalismo por encima de siglas y colores políticos.   

Dicho lo cual, intentaré explicar por qué salí defraudado, desanimado y enfadado. No obstante, como saben quienes me leen, tiendo a optimista. Así que también encontré un lado positivo: creo haber entendido un poco mejor cuáles son los errores que hacen que su lucha contra los nacionalismos y los populismos no tenga la eficacia deseada.



Error de diagnóstico

Salí defraudado, en primer lugar, porque no oí nada nuevo, nada distinto de lo que ya decía Basta Ya! allá por el 2000, cuando meritoriamente se articuló por primera vez la crítica política al nacionalismo. Eché de menos un desarrollo, una evolución de estos conceptos. Yo sí he matizado o evolucionado en mi punto de vista.

Se sigue tratando al nacionalismo como una ideología, cuestionándolo como modelo racional por basarse en presupuestos falsos y como modelo político por sus nefastas consecuencias sociales. No faltó la tristemente frecuente comparación con el nazismo.

Yo creo que este planteamiento no es completo ni práctico. Destapa algunas verdades silenciadas y supone una crítica imprescindible, pero no puede convertirse en el planteamiento táctico ni extremarse hasta perder realismo.

Mi planteamiento, que cuento en este blog (1), es que el nacionalismo y el populismo son hoy día mayormente lo mismo: manipulación emocional cotidiana. Han ido reduciendo el componente racional (teoría ideológica) para convertirse en movimientos que consiguen la adhesión emocional, aprovechando la creciente presencia de los medios de comunicación en nuestras vidas.

Somos mejores, nos atacan, nos desprecian, venimos de un pasado milenario, apuntamos a un futuro idílico, nos roban, no nos aportan nada, nuestra comida es mejor, les vamos a ganar... todo esto no son ideas, son estimuladores de emociones. Y por tanto, insensibles al desmontaje racional de la ideología. Incluso, cuando la argumentación se extrema con exageraciones o agresividad, puede retroalimentarlos como potenciador emocional: ¡veis como nos atacan!.



Error táctico

Volviendo al debate, el desánimo llegó cuando los propios participantes reconocen que desmontar sus mentiras no sirve de nada. Que Borrell hasta ha escrito un libro detallándolo y argumentándolo, sin gran efecto.

Y es cierto, las emociones no se mueven fácilmente con razones. Está bien tener referentes que nos saquen de las falsedades y sostengan un discurso realista y limpio, pero no es suficiente.

Como decía el famoso libro de Allen Carr: dejar de fumar es fácil, si sabes cómo. Si fumas por propaganda, hazte propaganda contraria. No te conformes con desmontar la teoría general, no apeles a la voluntad y al esfuerzo de la gente, hay que desmontar los actos concretos de manipulación. Hay que realizar un goteo publicitario en contra igual al que ellos realizan, pero desmontando la distorsión y ofreciendo un sustituto emocional positivo.

Evitar la denuncia generalista, que predispone en contra al parroquiano defensor de sus colores, y centrase en el hecho concreto: " destapar cuál es la manipulación, sus consecuencias y ofrecer otra opción más apetecible".  A ser posible, ofrecer argumentos emocionales opuestos. Por ejemplo:

 - Al decir que nos roban se predispone a unos españoles contra otros cuando se vive mejor sin enfrentamiento.
  - Afirmar que separados del resto de españoles seríamos más ricos porque somos mejores es una fantasía sin apoyo empírico, algo que luego trae frustración ¡sigamos prosperando como progresa el mundo, gracias a la integración y la colaboración!

Argumentos que jueguen en su terreno, el emocional, no solo en el racional. 


Error de contagio: esencialismo

Por último llegó el enfado. Ibarra lo mostró cuando vio que se centraba la crítica en el PSOE. Y yo lo sentí cuando Cayetana cerró el debate criticando duramente a todos: PP, PSOE, Cs... todos eran ¿impuros? ¿traidores?

Es el error del perfeccionismo, el esencialismo. Cualquier desviación respecto de lo que uno considera justo y necesario se denuncia como si fuera el todo esencial. No hubo una sola mención positiva a las fuerzas constitucionalistas.

Como ejemplo, de Aznar se resaltó únicamente que entregó competencias a las CC.AA. y destituyó a Vidal-Cuadras, no debió hacer nada positivo frente al nacionalismo.

De esta forma, el PSOE es sólo los males de Zapatero, no lo positivo de Nicolás Redondo; el peligro actual del PSC o el PSE, no la resistencia de Susana Díaz. El PP de Mariano Rajoy es la inacción frente a la afrenta, no el fin de ETA o las nulas cesiones al nacionalismo. (2)

El esencialismo es al final una distorsión cognitiva que, al igual que lo que se quiere combatir, deriva en manipulación emocional. Extrema, siembra cizaña y ofusca el sentido común.

"Quien no ataque en el campo de batalla será considerado traidor" parece querer decir. No hay hueco para la contención, la retirada táctica, la colaboración con distintos...

Tuvimos un ejemplo de esto en el propio debate. Pagaza y Semper, como buenos políticos en activo, mantuvieron un discurso positivo y de templanza. Y Pagaza se acabó sintiendo obligada a endurecerlo ante la sugerencia de que estaba haciendo bueno un posible nacionalismo moderado. Para que extremase y radicalizase el mensaje, para que errase (a mi modo de ver) y entrase en una lucha de bando. Justo lo que hacen los populismos.



Corolario: qué hacer

Sería conveniente reforzar dos líneas:

1- Colaboración de fondo, evitando formar un bloque opuesto pero similar en las formas al nacionalista. Evitar la tentación de combatir una distorsión con otra distorsión opuesta, evitar tanto acercarse a los populistas como fomentar un frentismo esencialista.

Reconociendo y apoyando lo mucho de bueno que hay en los partidos, en vez de escarbar obsesivamente en lo negativo para hacernos fuertes en su rechazo. Lo negativo se descubre y se denuncia, pero la colaboración solo es eficaz si persigue un objetivo constructivo. Puede hacerse, por ejemplo:

       - en el PSOE, apoyando a los muchos que trabajan por la renuncia al discurso populista, como los ejemplos de Nicolás Redondo, Ibarra, Fernández, Susana Díaz...;

      - en el PP, apoyando a los muchos que optan por la racionalidad y la mesura, evitando esencialismos y exclusiones, como los ejemplos de Sémper, Maroto, Rajoy...

No hace falta centrarse en nombrar a quienes desde los dos partidos empujan en sentido contrario. Busquemos los buenos modelos. (3)



 2- Multiplicar el trabajo de menudeo, desmontando y contrarrestando las constantes manipulaciones emocionales nacionalistas.

Muy poca gente deja de fumar sólo por comprender racionalmente que es negativo. Es mejor el método de Allen Carr: cada vez que pienses que fumar es grato, recuérdate a ti mismo: es tan grato como quitarse cada día unos zapatos que te aprietan, pero más agradable e inteligente es cambiarlos por un calzado confortable.

Cada vez que un dirigente nacionalista dice "España nos roba", el PSOE y el PP deberían responder resaltando que "ese mensaje intenta movilizar enfrentando a la ciudadanía, lo deseable es vivir en concordia". El agradable sentimiento de ser “de los buenos” y “de los nuestros” que vende el nacionalismo es sólo la droga que calma el malestar que genera su propia adicción. Mejor déjalo.




Y en general, como despedida, mantener la novedosa línea de acción de gobierno iniciada por Rajoy: mano de hierro en guante de seda. Ningún agravio al nacionalismo y ninguna cesión al nacionalismo, ni pequeña ni grande. Si se sale del sistema, la ley que lo castiga. Si respeta el sistema, la ley que lo premia. Y las contrapartidas que se le den a cambio de colaboración, de interés general, nunca contra el interés general.


/***/

 (1) Otras entradas del blog relacionadas con el enfoque del populismo como manipulación emocional
"Religión, ideología y populismo, el enfoque clínico" 
"Populismo, modos de empleo" 
"Populismo, democracia directa y destrucción de la democracia" 
"Los enemigos emocionales de la democracia" 

 (2) Otras entradas del blog relacionadas con logros frente al nacionalismo no valorados suficientemente
"El fin de ETA" 
"27-S Nada se ha roto en las elecciones Kinder" 
"Del Pacto del Majestic al día de hoy" 

 (3) Otras entradas del blog relacionadas con la posición de los partidos frente al populismo
"Isabel y Fernando, Mariano y Susana" 
"Las aventuras de Sánchez y Mas, parecidos y diferencias" 
"El PSC, motor de la deriva populista del PSOE" 


 /***/

 Nota 1 (28 Nov 2016) Algunos ejemplos ilustrativos:

 + Hemos pasado por una fase de peligro con la lucha por el liderazgo en el PSOE. Con Sánchez intentando hacerse con el control mediante una deriva populista-nacionalista, a lo Artur Mas ¿Se ha avisado desde el constitucionalismo? ¿Se ha analizado? ¿Se ha apoyado al sector anti-nacionalista del PSOE?
Al menos yo no lo he visto con claridad
"Las aventuras de Sánchez y Mas, parecidos y diferencias"
"Isabel y Fernando, Mariano y Susana"
"El PSC, motor de la deriva populista del PSOE" 

 + Con el proceso catalán se ha producido un pulso entre los partidos nacionalistas y el gobierno español. Con una contraposición de discurso (provocador el nacionalista, sosegado y firme el gobierno), aplicación judicial, competición en apoyos internacionales... Afortunadamente lo ha ganado el gobierno pero ¿han apoyado el 9-N y el 27-S los constitucionalistas?
Al menos yo no lo he visto con claridad. 
"27-S Nada se ha roto en las elecciones Kinder" 
"El último sostén del nacionalismo antidemocrático" 

 + El nacionalismo, tan europeo, tiene semejanzas con dos de los males de Europa. Las estrategias "anti", el anti-España es bastante similar al anti-EE.UU y el multiculturalismo, con su segregación por grupos. ¿Se ha tratado por parte de los constitucionalistas?
Al menos yo no lo he visto.
"Europa: Dos errores y una carencia. Antiamericanismo, multiculturalismo y límite de mandatos"
"Nacionalismo y multiculturalismo. Por qué es perjudicial." 
"Estrategias anti"

 + ¿Para cuando una lista desbrozando los distintos elementos de la manipulación emocional nacionalista? Un análisis desde un enfoque psicológico/sociológico.